• La reactivación económica del país requiere el desarrollo de proyectos de inversión pública que generen empleo directo e indirecto en zonas deprimidas como es la zona pacífica.
  • Proyecto fortalecerá el Sistema Nacional de Combustibles y permitirá garantizar la seguridad energética del país, al dotar al país de otro punto de ingreso de combustibles en la costa del Pacífico. 

Para salir de la difícil situación económica por la que atraviesa Costa Rica debido al problema fiscal y agudizada por la crisis sanitaria,  el país requiere del desarrollo de proyectos de inversión pública que generen empleo directo e indirecto en zonas deprimidas como es la zona pacífica, así como encadenamientos económicos para el resto del país.

Invertir  $234 millones en el proyecto de desarrollo Terminal Pacífica ayudará a reactivar la economía del país, en especial en la zona de Puntarenas, que se ha caracterizado por ser una región deprimida.

El proyecto de la Terminal Pacífico se viene planificando  desde hace muchos años con el fin de fortalecer el Sistema Nacional de Combustibles; pues dotará al país de otro punto de ingreso de combustible adicional a Moín.

Desde el año 2009 se realizó la conceptualización detallada del mismo; y  a partir de entonces se iniciaron las gestiones para obtener viabilidades ambientales, terrenos y servidumbres, coordinaciones interinstitucionales y estudios de preinversión que hoy nos permiten tener un proyecto sólido y vital para la seguridad energética del país.  

Además de la importación, el proyecto incluye el almacenamiento estratégico de Gas LP, producto indispensable para encender la reactivación económica de Costa Rica y del cual dependen los hospitales para  sus cocinas,  lavanderías y centros de esterilización,  así como para equipo médico y quirúrgico. 

Uso del Gas LP

RECOPE es responsable del 67% de la energía que los costarricenses necesitan para producir y vivir y el Gas LP es el tercer producto de ventas, con un crecimiento anual que sólo entre el 2018 y 2019 fue de casi un 7%. 

La pandemia ha generado la pérdida adquisitiva en los costarricenses quienes se han   aliado al consumo de Gas LP;  en el 2019, 710 000 hogares usaban esta energía para cocinar y al día de hoy, ese número se ha visto incrementado sensiblemente según lo que las empresas distribuidoras de Gas informan. 

Hay que sumar a los hogares, las pequeñas y medianas industrias y las empresas hotelera y la industria alimentaria, que dependen de este producto para su desarrollo y la reactivación económica del país.  

RECOPE goza de niveles de apalancamiento bajos  y una estabilidad financiera que  la coloca en categorías AAA y AA+ según la última evaluación de Pacific Credit Rating (octubre 2020) y Fitch Ratingns (marzo 2021) respectivamente, lo que nos convierte en la empresa más grande a nivel de Centroamérica y el Caribe. 

Estas razones convierten a RECOPE en una empresa ideal para llevar a cabo este tipo de proyectos de infraestructura como lo ha hecho a lo largo de 58 años de existencia, en los que ha logrado consolidar el Sistema Nacional de Combustibles.

Factores de éxito de la Terminal Pacífico

El Proyecto Terminal Pacífico cuenta con factores de éxito  que permitirán asegurar que su desarrollo se lleve  a cabo dentro del tiempo, costo y calidad establecidos. 

Continuar la concentración de inventarios en Moín no soluciona el problema que presenta el Gas LP en su cadena de suministro, ya que es un producto con alto riesgo de desabastecimiento, debido a la vulnerabilidad de la cadena de distribución final y, no asegurar el suministro impactará inmensamente el PIB nacional, el diario vivir de un sector residencial de escasos recursos y la pequeña y mediana industria, que no tienen suficiente capital para poder subsistir con su sustituto, la electricidad. 

El proyecto está respaldado en rigurosos estudios de preinversión, los estudios ambientales y viabilidades ambientales aprobados, estudios legales, económicos y de mercado, entre otros. 

Además, se cuenta con una serie de estudios de apoyo al proyecto que bajan la incertidumbre y el riesgo, como por ejemplo los estudios de suelos, batimétricos y topográficos. 

La Terminal Pacífico es un proyecto país, definido en el Plan Nacional de Desarrollo,  por tanto, se da en el marco de coordinaciones interinstitucionales con MOPT, INCOP, Municipalidades, Guardacostas, entre otros, de manera que sea un desarrollo articulado país, que integre toda aquella institución que de una manera u otra se vea involucrada en su desarrollo. 

El cartel de licitación cuenta con un capítulo preciso de aceptabilidad, donde se evalúa la capacidad legal, financiera, técnica y de gestión de cualquier empresa que quiera participar en el concurso, adicional a esto, se incluye una evaluación de la experiencia para que la decisión final contemple además la experiencia exitosa de aquellos que sobrepasan el filtro de aceptabilidad. Además, se establecen una serie de garantías para el cumplimiento, la calidad y el correcto funcionamiento del proyecto. 

Seguridad Energética garantizada

El proyecto de la Terminal Pacífico fortalecerá el Sistema Nacional de Combustibles y permitirá garantizar la seguridad energética del país, al dotar al país de otro punto de ingreso de combustibles en la costa del Pacífico, adicional de Moín en el Caribe.

Debido a los procesos que provoca el cambio climático, sumado a fenómenos como el del Niño, la realidad es que cada vez es más  frecuente la presencia de eventos extremos y la superposición de estos fenómenos juntos: El Niño, mareas y oleajes extraordinarios o tormentas, según estudios elaborados en la zona del Caribe por expertos en el tema. 

Los huracanes se dan en forma intermitente y cada año con mayor intensidad, lo que ha llevado a establecer los posibles impactos de estos fenómenos e identificar posibles riesgos de las estructuras en la zona (muelle, puentes, escuelas, carretera etc.), que indican que el proyecto de contar con dos puertos para la entrada de combustibles al país, es cada vez más imperativo.  

Sumado a estos fenómenos está la deformación sísmica que se originó tras el terremoto de 1991, con el que se iniciaron o aceleraron  procesos de erosión en las costas del Caribe.RECOPE por ley debe garantizar el suministro de combustibles, esto se puede hacer por varias maneras, en años atrás la medida de protección contra el desabastecimiento era mediante construcción de tanques y almacenamiento de seguridad, lo que nos permitía controlar situaciones que inhabilitaban la importación y/o distribución de los combustibles por periodos más amplios, sin embargo, hace 30 años el consumo era mucho menor y los 

inventarios que teníamos alcanzaban para realizar esta cobertura, lo que obliga a seguir ajustando el Sistema Nacional de Combustibles a las nuevas realidades del país y proyecciones futuras.   

RECOPE debe por obligación de la Ley decidir entre construir inventario de seguridad, lo que implica una inversión de aproximadamente US$ 145 millones más el costo de compra, importación y mantenimiento del producto, para aumentar sus inventarios dentro de todo el Sistema Nacional de Combustibles; o construir la Terminal Pacífico, lo cual es más barato a todas luces y evita el costo financiero de   quedarse sin combustibles, lo que vendría  a agravar más la crisis económica, ya que solo un día de desabastecimiento en gasolinas implica una pérdida sobre el PIB de Costa Rica de US$ 68 millones; US$ 44 millones en el caso del diésel y US$ 44 millones  en el Gas LP.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy